Nutrición MH

Nutrición y fertilidad

Antes que nada quiero decirles que a abrazo cariñosamente a los que están pasando por este proceso, seguro es difícil y no hay una sola causa que lo pueda explicar. Escribo esto con todo el amor y el respeto a sus sentimientos y circunstancias, siempre desde un enfoque de prevención pero también en el intento de corregir de la mejor manera cuando ya hay algún daño.

En las últimas décadas se ha observado un incremento en la prevalencia de infertilidad, y si bien es  cierto que puede ser a causa de retardar la edad para ser padres, también lo es que el estado de nutrición de los individuos (y las parejas) juega un papel importantísimo en este tema. Importante puntualizar que no sólo es infertilidad femenina, también existe la infertilidad masculina.

Los principales factores asociados a la infertilidad son: edad avanzada, alteraciones estructurales en el sistema reproductor, obesidad, contaminación ambiental y estilo de vida… ¿cuál creen que se relacione con la alimentación y por lo tanto la nutrición? TODOS… el envejecimiento saludable es el resultado de un estilo de vida y nutrición adecuados.

El exceso de grasas saturadas, ácidos grasos trans y proteína de origen animal causan efectos perjudiciales en todas las etapas de la vida, por supuesto este tema no es la excepción. El estrés, el exceso de tejido graso y la inflamación sistémica, entorpecen la salud y por lo tanto la concepción. Es como si el cuerpo supiera que no está en condiciones de procrear (si no puedo con mi vida, menos con otra).

Pero en estricto sentido un cuerpo malnutrido, será mucho más viejo que sus pares y su calidad celular será mucho menor.

Como les he dicho muchas veces, comer “mal” un día no hace la diferencia, así como comer bien justo antes de embarazarse no es lo más adecuado para el cuerpo… ¿Por qué? pues porque en el caso de que se dé la concepción, el bebé va a tomar lo mejor de la madre y seguro le dejará descalcificación, anemia o tendrá una lactancia más difícil que si asegura desde antes su estado adecuado de nutrición; y si el escenario no es tan alentador no podrá embarazarse de manera natural y tendrá que pasar por procesos que sí, lo hacen posible pero muchas veces a costo muy elevado, en donde el dinero (que no es poco) quizá sea el menor de todos.

No hay una dieta ABC para todas las futuras madres o padres… porque de nada sirve una madre saludable si el esperma no cumple con ciertas características (que por supuesto malnutridos o con un estado de salud cuestionable no es posible) para la fecundación, pero lo que sí hay es una certeza de que una alimentación saludable (que pueden releer en las notas del blog) facilitará el proceso para que sólo en la etapa reproductiva se deba complementar con ácido fólico, vitamina B12, A, D, C y E, calcio, hierro, zinc, selenio y yodo para las reservas del periodo perinatal que aseguren padres e hijos sanos.

Pero como esta nota va de infertilidad y nutrición, para las personas que ya tienen problemas recuerden que mejorar su estado de nutrición incrementa las probabilidades de embarazo (asistido o no). El estilo de vida incluye actividad física y por supuesto disminuir el estrés que todo esto puede generar, recuerden que no todo gira alrededor del tratamiento de fertilidad, también tienen una vida y cosas que deben seguir disfrutando.

Intentar estar siempre en un peso saludable (no hay que ser modelo de revista o estar en el “ideal” sea lo que sea que eso signifique) y sí no lo están, hacerlo (porque se puede); mantener o alcanzar una circunferencia abdominal saludable y un índice de masa corporal (IMC) dentro de los rangos recomendados por profesionales de la salud, realizar actividad física, comer frutas y verduras, tomar agua…                 quizá parece mucho y tal vez no es tan fácil, pero definitivamente es mucho menos complicado que programar citas, inyecciones, análisis… días fértiles…  ¿no les parece justo estar en su mejor momento antes de traer otra vida al mundo? Siempre he pensado que si las madres se atendieran la mitad de lo que atienden a sus hijos seríamos el planeta más chingón del universo y que tal si aprovechan (también los papás) esta oportunidad para enfocarse en estar lo mejor posible antes de lo que viene).

Evitar productos industrializados, tabaco, alcohol y otras drogas… acudir a los chequeos médicos de rutina y por supuesto el mejor consejo que les puedo dar: ir al nutriólogo.

Regresemos a la base, al sentido común y a disfrutar todas las etapas de nuestra vida.

 

? ? Síguenos en Facebook y en Instagram para más contenido. ??

¿Quieres encontrar el mejor estilo de alimentación para tí y descubrir un estilo de vida saludable adecuado para tus necesidades y preferencias?

Agenda una consulta online ?
http://nutricionmh.com.mx/servicios-online/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *